Espacio público saludable

Sant Joan Despí es una ciudad que cuida de su espacio público. Desde hace ya muchos años, el Ayuntamiento viene realizando un gran esfuerzo en mejorar el entramado urbano de la ciudad, eliminando las barreras arquitectónicas, ampliando las zonas verdes, ensanchando aceras, mejorando la iluminación… La importancia de estas actuaciones va más allá de una mera cuestión estética y de comodidad.

En los últimos tiempos, se multiplican los estudios científicos sobre la afectación directa del entorno urbano en la salud y el bienestar de las personas. Nuestras calles deben responder también a un modelo urbanístico que ponga freno a los riesgos que provocan la contaminación del aire, el ruido, la falta de espacios verdes y de zonas para la práctica deportiva. Por ello, desde el Ayuntamiento nos tomamos muy en serio la planificación urbanística pensada en una idea de ciudad que, además de sostenible, debe ser también saludable. Una ciudad que favorezca los desplazamientos sin humos, que nos permita caminar, ir en bici, hacer deporte… respirar un aire más limpio, liberarnos del estrés del tráfico y, poco a poco, avanzar hacia una nueva manera de interactuar con nuestro entorno más cercano.
Por eso insistimos en tener calles con menos coches y potenciamos el transporte público, los desplazamientos en bicicleta y las actividades al aire libre, remodelamos calles con más espacios para las personas, mejoramos nuestros equipamientos deportivos y seguimos ganando espacios verdes en nuestras plazas y calles (sólo un dato, tenemos 5.500 árboles en la trama urbana de la ciudad).

De esta manera, continuamos construyendo una ciudad donde, además de contar con buenos servicios y equipamientos, podamos vivir de forma saludable. Una ciudad, en definitiva, más humana.