Acción continuada

Hay quien dice que en la recta final de los mandatos es cuando los ayuntamientos ‘se ponen las pilas’. En nuestro caso, os puedo asegurar que nada más lejos de la realidad. Evidentemente hay grandes proyectos –principalmente los urbanísticos– que suelen ver la luz a finales de los cuatro años de gestión, porque requieren de un proceso largo de ejecución, tanto de proyecto como de obra. Pero, aparte de eso, el cumplimiento de los compromisos y de los retos marcados es, en la mayoría de los casos, una cuestión de gestión eficaz y de voluntad política.

El Ayuntamiento de Sant Joan Despí se caracteriza por una acción continuada. Lo demuestran las primeras evaluaciones del Plan de Acción Municipal (PAM) que cifraba, acabado el  2017, en un 60% el nivel de acciones ya completadas, estando el resto ya en ejecución en casi su totalidad. Un plan de actuación que es fruto de una reflexión común y participativa, que tuvo la primera expresión en el plan Sant Joan Despí 2025 donde, con la colaboración activa de colectivos, entidades y particulares hicimos el ejercicio de fijar la mirada a medio plazo, para marcar las líneas de actuación que nos permiten ir construyendo un modelo de ciudad de futuro. Y sobre esta base se concretó el actual PAM, también abierto al debate y a la participación.

Así, desde el primer momento, hemos ido implementando medidas y mejorando la ciudad, buscando los recursos y las complicidades necesarias a pesar de la difícil coyuntura económica y política: reformas de calles, mejoras en equipamientos, aumento de plazas de guardería, más ayudas a las situaciones de vulnerabilidad, nuevos planes de empleo, acciones en favor del transporte público…, por poner algunos de los muchos ejemplos posibles. Un trabajo constante realizado con criterios de calidad y transparencia, tal y como lo demuestra el certificado Infoparticipa que hemos vuelto a conseguir en 2017.