Sin bajar la guardia

El fin del estado de alarma y el avance en el proceso de vacunación parece que invitan a cierto optimismo en relación a la pandemia de la Covid-19. Esto no significa bajar la guardia, ni mucho menos –sólo hay que seguir los datos de personas ingresadas, por cierto, cada vez más jóvenes– pero sí permite ir recuperando cierta actividad. Con esta premisa, la ciudad empieza a latir tímidamente. La celebración del pasado Sant Jordi, la normalización de las competiciones y actividades deportivas y algunas nuevas propuestas de actividades al aire libre marcan un camino sobre el que esperamos no tengamos que retroceder. La próxima Fiesta Mayor o las actividades de verano para niños y jóvenes (este año incorporando oferta de actividades de verano municipales) serán un nuevo paso adelante en este recorrido.

El Ayuntamiento de Sant Joan Despí continúa siguiendo de cerca la evolución de la situación sanitaria en la ciudad, tomando las medidas de seguridad necesarias y colaborando con el Departamento de Salud, como por ejemplo, poniendo a su disposición dos equipamientos municipales (centros Cirerers y Mercè Rodoreda) como puntos de vacunación.
También quería hacer referencia a mi elección como senador autonómico por el Parlament de Catalunya. Es un honor poder representar a la Generalitat en la Cámara Alta y trabajar por la ciudadanía de nuestro territorio, con la experiencia adquirida y siempre con los valores progresistas, de igualdad y de justicia social que me acompañan desde el inicio de mi trayectoria política. Por primera vez, Sant Joan Despí y el Baix Llobregat tendrán voz en las Cortes Generales del Estado.