Nos seguiremos encontrando por las calles de la ciudad!

En 2006 prometí por primera vez el cargo de alcalde de mi ciudad; cogí el relevo de los alcaldes Carles Riba y Eduard Alonso, los dos alcaldes de la nueva etapa democrática, que tuvieron que trabajar a fondo para construir una ciudad digna, donde todo estaba por hacer. Recuerdo que de pequeño, cuando vivía en el barrio de Les Planes, tenía que ir a la escuela a Cornellà porque nosotros no teníamos colegios, ni parques, ni polideportivos, ni campos de fútbol, ​​ni bibliotecas, ni centros cívicos, ni transporte público, con calles sin asfaltar, que vivía de espaldas al río, y que cuando llovía los bajos del barrio Centre se inundaban… Una ciudad gris y triste, a la cola de la mayoría de ciudades del entorno, fruto de la peor especulación del franquismo.

Entre todos y todas hemos sido capaces de darle la vuelta. Hoy Sant Joan Despí es una ciudad con color, con contenido, con valores de ciudadanía, de la que nos sentimos orgullosos; una ciudad deseada para venir a vivir.
Como sabéis, el pasado mes de mayo fui elegido senador por el Parlament de Catalunya, lo que me supone estar varios días de la semana en Madrid por la dedicación que requiere el cargo.

A lo largo de estos meses y ahora que estamos saliendo de la pandemia, he podido constatar que esto me representa no poder estar al cien por cien pendiente del día a día de nuestra ciudad como siempre he estado. Hasta ahora lo he ido compaginando gracias al buen equipo político y técnico municipal, que ha coordinado con acierto la primera Tenienta de Alcaldía, Belén García.

Por este motivo, he tomado la decisión de renunciar al cargo de alcalde de Sant Joan Despí, teniendo en cuenta el interés colectivo. Nuestra ciudad requiere de la máxima dedicación, sin limitación de tiempo. Como pueden imaginar, ha sido una decisión bien meditada. Tenemos la suerte de contar con un equipo de gobierno municipal fuerte, cohesionado y preparado para afrontar los retos de nuestra ciudad. Estoy convencido de que la Alcaldía quedará en buenas manos, en las mejores manos para un futuro de prosperidad y oportunidades para todos y para todas.
Pienso con humildad que hoy tenemos un Sant Joan Despí con calidad de vida; que defiende la igualdad, la cultura, la educación y el deporte; sostenible; con buen transporte público; y con un espacio público ordenado. En definitiva, una ciudad para vivir y sin que nadie quede atrás. Este es un trabajo de equipo, pero también de muchos ciudadanos como tú, que han colaborado con cariño con nuestro municipio para tener una de las mejores ciudades.

Desde 2006, he tenido la suerte de trabajar como alcalde para plasmar la idea de ciudad que yo tenía, en la que todas y todos se sintieran cómodos y con la máxima calidad de vida.

El próximo 30 de septiembre, en el pleno municipal pondré fin a esta etapa de alcalde y seguiré al servicio de la ciudad con otras funciones, así como en el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) como vicepresidente de Movilidad y Transporte.
Quiero agradecer de todo corazón a toda la ciudadanía su colaboración y el afecto que me habéis expresado durante estos años. El éxito colectivo de nuestra ciudad hoy también es suyo.

¡Nos seguiremos encontrando por las calles de Sant Joan Despí!