Categoría: Artículos y entrevistas

Rentrée, movilidad y COVID-19

EL FAR DEL LLOBREGAT, 25 de septiembre de 2020

en calidad de vicepresidente de Movilidad, Transporte y Sostenibilidad del Área Metropolitana de Barcelona (AMB)

La COVID-19 nos ha trastocado en todos los ámbitos. Aparte de pa­ralizar temporalmente el mundo y generar una grave crisis sanitaria, social y económica, ha supuesto un punto de inflexión y un cambio obligado de hábitos.

Una situación extraordinaria que ha requerido de medidas extraordinarias. También en la movilidad y el transporte público de la metrópolis de Barcelona, un ámbito que ya estaba en pleno proceso de transformación por la emergencia climática.

Desde el decreto del Estado de Alarma, en el AMB hemos trabajado, de forma coordinada con el resto de admi­nistraciones y operadores de transporte, para hacer frente común a este enemigo invisible y lograr un objetivo claro: proteger a los usuarios, a nuestro personal (chóferes, trabajadores, etc.) y, en ge­neral, a toda la ciudadanía.

Ahora, en la rentrée de septiembre, con la vuelta a los colegios y al trabajo, el transporte público metropolitano, como son el Bus Metropolitano y el Metro, tiene en servicio toda la flota existente. También hemos reforzado aquellas líneas más congestionadas en las horas punta, para facilitar la distribución de los pasajeros.

Las medidas de higienización y limpieza y la colocación de mamparas, de las que fuimos pioneros, han sido dos factores esenciales para ofrecer un transporte público seguro. Estas decisiones han facilitado a nuestros operadores obtener la correspondiente certificación que avala el cumplimiento de sus protocolos de actuación ante la COVID-19.

Pero solos no lo lograremos. Es im­prescindible que los usuarios recuerden el uso permanente y correcto de la masca­rilla y la higiene de manos. También seguimos necesitando que usuarios y empresas nos ayuden a evitar la generación de horas punta en el transporte público. La flexibilización del horario de la actividad laboral y de la enseñanza y el teletrabajo son claves.

Antoni Poveda: “1,5 millones de españoles ya se desplazan en bici cada día”

ENTREVISTA  EL PAIS. 10 DICIEMBRE DE 2019

Miguel Ángel Medina

El reelegido presidente de la Red de Ciudades por la Bicicleta considera insostenible que el reparto de mercancías en el centro de las urbes se haga en furgonetas

El incremento del comercio electrónico ha impulsado que las ciudades se llenen de furgonetas de reparto. “Es insostenible comprar algo de ocho euros y que cueste más el transporte que el objeto”, explica Antoni Poveda (Madrid, 63 años), reelegido el pasado 30 de noviembre como presidente de la Red de Ciudades por la Bicicleta (RCB) por otros cuatro años, una entidad que acaba de cumplir una década y que aglutina a 120 urbes —Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia— que pretenden facilitar la movilidad ciclista. Por eso pide impulsar el reparto en bicicleta, un medio de transporte capaz de hacer urbes más humanas, más sostenibles y menos contaminantes. El también alcalde de San Joan Despí adelanta algunos datos del Barómetro de la Bicicleta, la radiografía sobre este medio de transporte que cada dos años elaboran la Dirección General de Tráfico (DGT) y la RCB, que se presenta este martes.

Pregunta. ¿Cuánta gente se mueve en bici en España?

Respuesta. Ya son 1,5 millones de personas las que se desplazan cada día en bici (el 3,5% de la población de entre 12 y 79 años). Y hay cuatro millones de personas que la usan al menos una vez a la semana. El barómetro nos dice que hay un gran potencial de movilidad sostenible, y que uno de los principales problemas que tienen los ciudadanos para moverse en bici es la inseguridad para este vehículo en las ciudades.

P. ¿Qué hace falta para que más gente pedalee?

R. Mejorar nuestras ciudades y garantizar la seguridad para ir en bici. Tenemos ciudades muy tensionadas, donde se respeta poco a los ciclistas. Hacen falta carriles bici bien hechos, un límite de 30 kilómetros por hora para los vehículos en la mayoría de la ciudad. También hacen falta aparcamientos para las bicis. Han aumentado los robos y es uno de los problemas de los que más se quejan los usuarios. En Barcelona se está probando Bicibox, que te garantizan guardar tu bici de forma segura y gratuita, y está teniendo muy buena de acogida por parte de los usuarios. En grandes ciudades europeas construyen grandes aparcamientos seguros de bicis conectados con la red de ferrocarriles, aquí todavía es una asignatura pendiente. No podemos hablar de intermodalidad cuando cogemos el tren y no podemos dejar la bici de forma segura.

P. ¿Cómo están cambiando las ciudades?

R. Vivimos un momento en que las ciudades están muy tensionadas por el incremento del vehículo privado, sobre todo debido al reparto de mercancías. Hay que poner freno a esta movilidad y potenciar sistemas de movilidad alternativos. Hay que hacer pedagogía para conseguir unos cambios de hábitos y que los ciudadanos perciban que moverse en bici es la opción más sencilla, más cómoda y menos contaminante. Para esto hace falta seguir construyendo infraestructuras seguras para moverse en bici. Los desplazamientos de dos o tres kilómetros se deberían hacer andando, y de cuatro a siete kilómetros pueden hacerse en bici.

P. ¿Qué papel puede jugar el reparto de mercancías en bici?

R. El incremento del comercio electrónico hace que podamos comprar una funda del móvil por ocho euros y que una furgoneta vieja nos la traiga a nuestra casa y que cueste más el desplazamiento que el producto. Esa furgoneta puede aparcar en doble fila o en el carril bici y reduce la velocidad del transporte público, hace la ciudad más agresiva, es un contrasentido y es insostenible. Hay modelos alternativos de reparto sostenible de paquetería en bicicleta de lo que se llama la última milla, es decir, los últimos kilómetros. Las ciudades deben dar subvenciones para este tipo de proyectos, que no contaminan y no obstaculizan el espacio público. Esto es posible, pero la cuota de mercado de las empresas de ciclologística es todavía muy pequeña.

P. ¿Cómo ha evolucionado la movilidad en la última década?

R. Hay una concienciación con el cambio climático muy importante, las nuevas generaciones tienen una actitud diferente respecto al vehículo privado, entienden que la movilidad compartida es más eficiente que la privada. Se están produciendo unos cambios muy importantes, como la introducción del patinete eléctrico con un uso masivo. La bici pública se está reforzando, se ha instalado una mejor oferta con más estaciones en varias ciudades. Está aumentando el uso de la bicicleta compartida y está disminuyendo el uso de la bicicleta particular. En 2017 tenían una bici el 74% de los hogares y ahora la tienen el 71%. Eso se debe a que han mejorado mucho los sistemas de bicicleta públicos. Mucha gente usa la bici pero no necesita una en propiedad.

P. ¿Cómo están evolucionando estas bicicletas públicas?

R. Se han empezado a instalar ya estaciones virtuales, como están probando San Sebastián y Bilbao. Una parte de las bicis las tienes que enganchar en la base, como hasta ahora, pero las otras tienen unos candados en U y una cadena que inmovilizan la bici cuando está en una de estas estaciones virtuales. Es un tipo de estación mucho más sencilla y flexible que permite instalarse en muchos más sitios de la ciudad. Tampoco hará falta ninguna tarjeta, se podrán desbloquear con el móvil.

P. ¿Qué le piden al Gobierno?

R. Es imprescindible que haya una Dirección General de la Bicicleta asociada a un ministerio de sostenibilidad o de transportes, y que no dependa de Interior, que ha tardado tres años en lanzar su Estrategia de la Bicicleta. En otro ámbito de gobierno habría sido más ágil y las medidas ya estarían aplicadas. La industria de la bicicleta es muy potente, las transformaciones que hay que hacer en las ciudades necesitan de ayudas estatales. Las políticas de la bicicleta han de ser transversales a todos los ministerios: cuando se reforma una carretera hay que pensar en los ciclistas, y si se reforma una estación de Renfe hay que hacer un aparcamiento de bicis. Y en la educación hay que enseñar seguridad vial.

P. ¿La bici es de izquierdas?

R. El tema de la bicicleta no es de derechas o izquierdas, sino un tema institucional contra el cambio climático y a favor de la salud de las personas. Su uso se asocia a una actitud progresista y de izquierdas, pero ha llegado el momento de que superemos esto. En la red hay ciudades de todo el espectro, pero intentamos siempre llegar al consenso de avanzar en propuestas por la bicicleta. El Parlamento Europeo acaba de aprobar una medida de emergencia climática con votos de todos los partidos. Más de 220 ciudades europeas de todos los colores políticos tienen zonas de bajas emisiones.

P. La campaña del PP en Madrid y Valencia pedía quitar carriles bici

R. Me gustaría que Madrid fuera en este sentido como las grandes ciudades europeas y se convirtiera en un referente en España de la reducción de la contaminación. Londres tuvo un alcalde de derechas, Boris Johnson, que hizo muchos carriles bici y medidas para reducir el uso del vehículo privado. Estamos en emergencia climática, todos los partidos políticos tienen que hacer políticas consensuadas para reducir la contaminación.

P. ¿A qué achacan la brecha de género en este medio de transporte?

R. La mujer se está incorporando de forma masiva al uso de la bicicleta. El uso de la bici por parte del hombre se ha estancado, mientras que en el caso de la mujer tiene unos crecimientos anuales del 5%.

Es una urgencia, lo dice la ciencia

Artículo publicado en LA VANGUARDIA el 25 de junio de 2019

En mayo la Generalitat adoptó un acuerdo para sumarse a las instituciones de todo el mundo que han declarado una emergencia climática y ambiental y que se inició en el Reino Unido como respuesta a las demandas de la ciudadanía y, especialmente, al movimiento estudiantil Fridays for Future, a través del cual los jóvenes reclaman una posición más activa de los gobiernos en la lucha contra el cambio climático. “Es una urgencia, lo dice la ciencia” es uno de sus lemas.

Como dicen los jóvenes, la contaminación ambiental perjudica gravemente la vida en las zonas urbanas y degrada los ecosistemas del planeta. Las administraciones locales estamos en frente de una lucha en la que a menudo nos sentimos solas. Luchamos para favorecer el uso de la bicicleta y los desplazamientos a pie, aumentamos las zonas verdes y peatonales y los carriles bici, con nuevos autobuses, y ponemos puntos de recarga. Trabajamos intensamente para mejorar el transporte público, a menudo condicionados por unas inversiones que no llegan o por una política industrial -española y catalana- que los últimos años no ha favorecido en nada la reconversión del automóvil hacia los vehículos limpios. Hemos creado la zona de bajas emisiones (ZBE) de las rondas de Barcelona, ​​que se aplicará el 1 de enero de 2020 para restringir de manera definitiva el acceso de los vehículos más contaminantes. Gracias a ello hemos evitado que la Unión Europea ponga una multa en nuestro país.

Mientras tanto, la Generalitat adopta su emergencia climática con una declaración de compromisos que sabe que no cumplirá si sigue actuando como hasta ahora. Ya lo hemos visto cuando hemos analizado los compromisos que adquirieron en marzo de 2017, en la primera cumbre sobre la calidad del aire: la restricción de la circulación de vehículos más contaminantes en un ámbito de 40 municipios en el entorno de Barcelona prevista para el 1 de enero de 2019, sin aplicar; un plan urgente de mejoras en cercanías, tranvía, infraestructuras … Todo está pendiente de empezar. Y uno de los compromisos del 2017 no alcanzados y de un coste moderado es la ambientalización de las flotas de transporte público, donde la Generalitat todavía gestiona cientos de autobuses altamente contaminantes, sin etiqueta de la DGT y que, por tanto, no deberían de acceder a la ZBE. Quizás sería una buena ocasión para que la Generalitat traspasara una parte de estos servicios de autobús en el AMB, tal como le corresponde por ley.

La gran mayoría de los recursos que la Generalitat anuncia que pondrá en el ámbito de la movilidad (8 millones de euros) en realidad ya han sido anunciados previamente y responden a las nuevas ayudas del IDAE que ha puesto en marcha España.

Por lo tanto, nada nuevo para combatir los efectos nocivos del tráfico en nuestras ciudades, para mejorar la salud de la ciudadanía y proteger a las personas más vulnerables. Nada nuevo que no sea la promesa de levantar los peajes del entorno metropolitano y sustituirlos por una viñeta que, con su efecto forfait, tenderá a dar manga ancha al uso del coche. De verdad creen que esto es lo que nos reclaman nuestros jóvenes?

ENTREVISTA LLOBREGAT MOTOR: EN SANT JOAN DESPÍ APOSTAMOS CLARAMENTE POR LA MOVILIDAD SOSTENIBLE

-Usted y su partido (PSC) han vuelto a obtener la confianza mayoritaria de la ciudadanía. ¿Cuál ha sido la clave de esta gran victoria en las elecciones locales?
Estoy muy agradecido a los vecinos y vecinas de Sant Joan Despí por la confianza que han hecho en nuestro proyecto. Ha sido un apoyo a una acción continuada de gobierno que trabaja para mejorar la vida cotidiana de todos y para defender los intereses de la ciudadanía. Hemos apostado por un modelo de gobernanza basado en el trabajo compartido con la ciudadanía, y eso nos ha permitido construir una ciudad con cohesión social, calidad en el espacio público y en los servicios para las personas. Creo que en estas elecciones locales la ciudadanía ha refrendado esta acción de gobierno y la credibilidad que merece nuestro proyecto.

-Como califica la movilidad en el municipio y su conexión con otras ciudades de su entorno?
Sant Joan Despí ha hecho una apuesta muy clara por una movilidad más sostenible, para tener una ciudad más amable y saludable, respetuosa con el medio ambiente y con la salud de las personas. Por ello, hemos llevado a cabo actuaciones para incentivar la movilidad a pie, en bici y en transporte público y para disminuir los niveles de contaminación atmosférica, tan perjudiciales para la salud. Hemos pacificado el tráfico en muchas calles, hemos dado más espacio para los peatones, hemos mejorado la accesibilidad, hemos ampliado la infraestructura ciclista, hemos implantado el e-Bicibox, hemos abierto nuevas líneas de autobús y el Park & ​​Ride, y hemos estimulado el uso de vehículos menos contaminantes. En cuanto a la conexión con nuestro entorno, en Sant Joan Despí tenemos una muy buena red de transporte público y de infraestructuras viarias que hacen de nuestra ciudad un enclave estratégico, lo que nos ha permitido, por ejemplo, atraer grandes inversiones empresariales.

-La movilidad sostenible es desde hace un tiempo uno de los objetivos de las ciudades del siglo XXI. ¿Qué pasos de futuro tiene que hacer Sant Joan Despí para avanzar en este sentido?
Sant Joan Despí es ya un referente metropolitano en la movilidad sostenible y sin humos. En el futuro, tenemos que seguir potenciando este modelo que ha sido de éxito, con el objetivo de que cada vez sean más numerosos los desplazamientos en modos no motorizados o en transporte público. Ampliar la red de carriles bici y su conectividad, continuar eliminando barreras arquitectónicas y ensanchando el espacio para los peatones o incrementar los puntos de recarga para vehículos eléctricos son algunas de las medidas de fomento de la movilidad sostenible sobre las que habrá que trabajar.

-Es partidario de liberar de tráfico zonas de Sant Joan Despí para que los peatones las recuperen?
El Plan de Movilidad Urbana define un modelo de movilidad basado en la calidad de vida, la accesibilidad, la seguridad y la minimización de los impactos negativos del transporte. Esto pasa por tener calles con menos coches y con un aire más limpio, garantizando siempre una buena convivencia de usos. Son un ejemplo las remodelaciones recientes de las calles Buen Viaje y John F. Kennedy, que nos han permitido recuperar espacios peatonales, favoreciendo las relaciones personales, la vida en la calle y el comercio.

-¿Qué puede hacer un Ayuntamiento para continuar fomentando el vehículo eléctrico?
En Sant Joan Despí hemos estimulado el uso de vehículos menos contaminantes con medidas como la exención en el pago de las zonas de estacionamiento regulado y bonificaciones en el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica. También hemos favorecido la implantación de estaciones de recarga, como la electrolinera que hay en la calle de la TV3. Aparte, trabajamos para ambientalizar la flota municipal de vehículos: este año hemos incorporado dos motos y una furgoneta eléctricas en el parque móvil de la Policía Local, con la previsión de sumar más vehículos eléctricos próximamente. Y con la implantación del nuevo sistema de limpieza viaria y recogida de basuras también disponemos de tres vehículos eléctricos, además de otros que funcionan con gas o híbridos. Nuestra voluntad es seguir fomentando el uso de vehículos más ecológicos o sin emisiones.

-Últimamente están proliferando las bicicletas y los patinetes eléctricos en las ciudades. ¿Cuál es la situación en Sant Joan Despí? Hay una regulación para estos nuevos transportes de movilidad personal?
En Sant Joan Despí y en toda el área metropolitana hemos visto la aparición de nuevas formas de movernos y por ello es importante ordenar el espacio público para que todos los modos de movilidad puedan convivir con seguridad. En este sentido, el Área Metropolitana de Barcelona ha creado unas recomendaciones para ordenar la circulación de los vehículos de movilidad personal. En el Ayuntamiento de Sant Joan Despí estamos trabajando en la redacción de una ordenanza que regule la circulación de bicicletas, patinetes y otros vehículos de movilidad personal en base a estas recomendaciones de la AMB y haciendo un proceso participativo con los agentes implicados.

-Este mes de junio la ciudad celebra su fiesta grande. Como se presenta la Fiesta Mayor?
Con mucha ilusión y con una programación de actividades muy variada para que toda la ciudadanía pueda vivir intensamente la fiesta. Tendremos como pregonero el Mag Lari, el concierto central estará protagonizado por el popular grupo La Pegatina, viviremos las verbenas en todos los barrios con bailes con orquesta, habrá muchas actividades infantiles … Son unos días para disfrutar saliendo a la calle y participando en un montón de actividades.

– Ahora, por cierto, a punto de la Fiesta Mayor …
Sí, es una fiesta muy participativa y con una gran implicación del mundo asociativo. Del 20 al 24 de junio tenemos un programa muy amplio de actividades, para todos los gustos y para todas las edades. Aparte de las citas clásicas, como el Correfoc o el Encuentro de Gigantes, tendremos el Mag Lari de pregonero; la actuación de uno de los grupos que más hacen bailar hoy por hoy, La Pegatina, y un espectacular tributo del grupo ABBA; sin olvidar la noche de San Juan con verbenas para todos los barrios, la fiesta Holi, el piromusical y muchas propuestas para los niños. ¿Estás todos y todas invitados!

-Y para terminar, como se está celebrando el Año Jujol140 en la ciudad?
El Año Jujol140 está siendo una celebración muy transversal. Las entidades, las escuelas, el tejido comercial, el mundo de la cultura y del arte … toda la ciudad se ha implicado en esta iniciativa con la que hemos puesto de relieve la importancia de Josep Maria Jujol, un artista total. Hemos desarrollado un amplio abanico de actividades: exposiciones, fiestas populares, iniciativas de arte urbano, espectáculos de música y danza … Ahora entramos en la recta final del Año Jujol140 con dos actividades de gran impacto: la exposición central de esta conmemoración, que podremos ver a partir de julio en el Palau Güell, y las Jornadas Internacionales Jujol, que celebraremos a finales de septiembre en Can Negre con la participación de especialistas del mundo académico y profesional.

El tranvía, un transporte de primera

Carta abierta de los alcaldes de L’Hospitalet, Esplugues, Cornellà, Sant Just Desvern y Sant Joan Despí

EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, jueves 8 de marzo de 2018

Los gobiernos municipales de L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, Sant Just Desvern y Sant Joan Despí sostenemos que el tranvía es un medio de transporte de éxito, que desde su puesta en marcha, hace 14 años, ha demostrado que da un buen servicio a la ciudadanía y que conecta nuestras ciudades entre sí y con Barcelona. Las tres líneas del Trambaix (T1, T2 y T3) atraviesan nuestros municipios y nos unen mediante un transporte ágil, sostenible y ecológico.

Desde el 2004, el Trambaix ha sido utilizado por más de 210 millones de viajeros y, en concreto, el año pasado el conjunto del Tram registró 28 millones de usuarios, la cifra más alta desde la entrada en servicio de este transporte público. Todo, a pesar de tener aún más líneas a desarrollar. Sin embargo, el extremo del Trambaix que hay en la plaza de Francesc Macià, en Barcelona, resulta del todo insuficiente para que el tranvía represente un modo de transporte más de la red pública. En ese punto no hay ninguna estación de metro y está lejos del kilómetro cero de la capital catalana. El tranvía pierde así una gran parte de su potencial efecto red.

La capitalidad

Las ciudades metropolitanas como las que representan nuestros ayuntamientos a menudo se han visto obligadas a asumir infraestructuras y servicios que no aportaban ningún beneficio concreto para la ciudadanía. No es el caso del tranvía, que desde su inicio ha supuesto una importante mejora para la calidad de vida y para la renovación de los barrios.

Consideramos que ha llegado la hora de que Barcelona ejerza capitalidad y asuma la responsabilidad que le corresponde como capital del entorno metropolitano y de Catalunya impulsando, de forma clara y rotunda, su apuesta por la unión de los dos tranvías, Trambaix y Trambesós, recorriendo la trama urbana central de Barcelona. Por todo ello, pedimos al Ayuntamiento de Barcelona que apueste firmemente por la conexión de los dos tranvías y lleve a cabo los proyectos ejecutivos y constructivos para que el ferrocarril urbano en Barcelona sea un medio de transporte de primera, en lugar de una infraestructura incompleta que solo tiene presencia en dos de sus extremos. En la Barcelona metropolitana ya tenemos otros ejemplos de mala gestión, como la línea 9, que convendría no repetir.

Los ciudadanos y las ciudadanas de L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, Sant Just Desvern y Sant Joan Despí se merecen transportes públicos de primera que les conecten con el centro de Barcelona y con el norte del Área Metropolitana. Como dijo Mercè Sala en el lejano 1990: “Cuando observamos nuestro mapa de metros detectamos varias zonas de elevada densidad humana que aún quedan carentes de un sistema de comunicaciones más eficiente. Muchas de estas zonas quedarían perfectamente unidas a la red actual si se realizara una nueva línea que uniera la conjunción de Sant Joan Despí y Sant Just con el mar, al final del Poblenou, a través de todo el eje de la Diagonal”.

28 años después creemos que ha llegado la hora, y nos toca a todos nosotros convertir este sueño en una realidad.