Categoría: Sin categoría

El Ayuntamiento atenderá exclusivamente por teléfono y correo electrónico por el coronavirus

Para evitar los desplazamietos en aplicación del estado de alarma, a partir del lunes 16 de marzo e inicialmente durante 15 días, el Ayuntamiento de Sant Joan Despí atenderá exclusivamente vía telefónica y por correo electrónico:

teléfono   93 480 60 00
(de 8.30 a 14.30 h y de 17 a 19, de lunes a viernes)
correo-e   ajuntament@sjdespi.cat

Si no se trata de temas urgentes, pedimos esperar a que la situación se normalice para hacer la gestión.

Gracias por su colaboración.

El tranvía, un transporte de primera

Carta abierta de los alcaldes de L’Hospitalet, Esplugues, Cornellà, Sant Just Desvern y Sant Joan Despí

EL PERIÓDICO DE CATALUNYA. Jueves 8 de marzo de 2018

Los gobiernos municipales de L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, Sant Just Desvern y Sant Joan Despí sostenemos que el tranvía es un medio de transporte de éxito, que desde su puesta en marcha, hace 14 años, ha demostrado que da un buen servicio a la ciudadanía y que conecta nuestras ciudades entre sí y con Barcelona. Las tres líneas del Trambaix (T1, T2 y T3) atraviesan nuestros municipios y nos unen mediante un transporte ágil, sostenible y ecológico.

Desde el 2004, el Trambaix ha sido utilizado por más de 210 millones de viajeros y, en concreto, el año pasado el conjunto del Tram registró 28 millones de usuarios, la cifra más alta desde la entrada en servicio de este transporte público. Todo, a pesar de tener aún más líneas a desarrollar. Sin embargo, el extremo del Trambaix que hay en la plaza de Francesc Macià, en Barcelona, resulta del todo insuficiente para que el tranvía represente un modo de transporte más de la red pública. En ese punto no hay ninguna estación de metro y está lejos del kilómetro cero de la capital catalana. El tranvía pierde así una gran parte de su potencial efecto red.

La capitalidad

Las ciudades metropolitanas como las que representan nuestros ayuntamientos a menudo se han visto obligadas a asumir infraestructuras y servicios que no aportaban ningún beneficio concreto para la ciudadanía. No es el caso del tranvía, que desde su inicio ha supuesto una importante mejora para la calidad de vida y para la renovación de los barrios.

Consideramos que ha llegado la hora de que Barcelona ejerza capitalidad y asuma la responsabilidad que le corresponde como capital del entorno metropolitano y de Catalunya impulsando, de forma clara y rotunda, su apuesta por la unión de los dos tranvías, Trambaix y Trambesós, recorriendo la trama urbana central de Barcelona. Por todo ello, pedimos al Ayuntamiento de Barcelona que apueste firmemente por la conexión de los dos tranvías y lleve a cabo los proyectos ejecutivos y constructivos para que el ferrocarril urbano en Barcelona sea un medio de transporte de primera, en lugar de una infraestructura incompleta que solo tiene presencia en dos de sus extremos. En la Barcelona metropolitana ya tenemos otros ejemplos de mala gestión, como la línea 9, que convendría no repetir.

Los ciudadanos y las ciudadanas de L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, Sant Just Desvern y Sant Joan Despí se merecen transportes públicos de primera que les conecten con el centro de Barcelona y con el norte del Área Metropolitana. Como dijo Mercè Sala en el lejano 1990: “Cuando observamos nuestro mapa de metros detectamos varias zonas de elevada densidad humana que aún quedan carentes de un sistema de comunicaciones más eficiente. Muchas de estas zonas quedarían perfectamente unidas a la red actual si se realizara una nueva línea que uniera la conjunción de Sant Joan Despí y Sant Just con el mar, al final del Poblenou, a través de todo el eje de la Diagonal”.

28 años después creemos que ha llegado la hora, y nos toca a todos nosotros convertir este sueño en una realidad

Repensando la movilidad

La aparición del vehículo propulsado por un motor de combustión, a finales del siglo XIX, significó una auténtica revolución. El desarrollo económico y la produción en serie lo colocó, durante todo el siglo XX, como un elemento protagonista del paisaje urbano, incidiendo directamente en el diseño del espacio público. Pero hoy, la indiscrimanda presencia del coche ha llegado al límite, especialmente en las grandes conurbaciones urbanas, convirtiéndose en un factor de riesgo para nuestra salud, además de generar otros problemas que van desde los colapsos circulatorios a la falta de espacios para los peatones.

Actualmente, ya nadie pone en cuestión que es necesario un cambio de modelo, teniendo presente que en el área metropolitana de Barcelona, ​​donde nos encontramos, el exceso de contaminación es el origen de más de 3.000 muertes prematuras anuales. Por eso ya estamos tomando medidas para limitar el tráfico rodado (especialmente aquel más generador de humos) promoviendo al mismo tiempo el uso del trasporte público (como, por ejemplo, con la T-Verde, que permitirá viajar gratis en transporte público tres años si se desguaza un coche antiguo, o la T-Aire) e incentivando medios de movilidad más ecológicos o sin emisiones (carriles bici, bicicletas eléctricas, electrolineras …).

En Sant Joan Despí ya hace años que estamos haciendo una planificación de ciudad donde la sostenibilidad y el medioambiente marcan la pauta, no sólo en la reducción de las emisiones contaminantes, sino también trabajando en un urbanismo que prioriza las personas, las bicicletas y el transporte público. Una ciudad donde respirar mejor y moverse mejor, con aceras más anchas, pacificación del tráfico, más bicicleta y carriles bici, un transporte público más eficiente y más alternativas para poder reducir la utilización del coche. Una ciudad más saludable, que respeta y protege el entorno… un modelo de ciudad que favorece también las relaciones personales, que promueve la vida y el comercio en la calle. Caminamos hacia una ciudad socialmente inclusiva, ambientalmente sostenible y más saludable.